RSS

REPARACIONES URGENTES. Un servicio caro y con irregularidades

24 May

informe1

(Consumer)

Reparaciones relacionadas con la prestación de estos servicios a domicilio. El informe de CONSUMER EROSKI, parece indicar que cuando sobreviene una de estas averías en el hogar, conviene reflexionar sobre la dimensión real del problema y sobre el grado de urgencia que tiene su solución: ¿puede esperar hasta mañana? es la pregunta obligada. Marcar el número de teléfono de una de estas empresas que prometen una solución rápida a cualquier hora del día o la noche puede no ser la mejor opción. De entrada, en ocasiones el coste del servicio puede asumirlo el seguro de hogar; y si se trata de una avería en un electrodoméstico, quizá puede ser solucionada por los servicios de asistencia técnica de la marca. Si el seguro no cubre la reparación y el usuario no sabe solucionar la avería, llamar a varias empresas y comparar presupuestos es lo más conveniente. Las empresas no están obligadas a dar presupuestos cerrados por teléfono sin comprobar el alcance de la avería pero sí deben informar sobre sus tarifas por desplazamiento y mano de obra, e indicar si cobrarán extras (que pueden ser muy onerosos) por nocturnidad o urgencia a partir de las 8 o, en la mayoría de los casos, de las 10 de la noche.

Antes de llamar a un servicio técnico revise a fondo la avería, y relativice la urgencia. Numerosas averías tienen fácil arreglo (un plomo que ha saltado, un fusible fundido, un fregadero atascado…) o no son tan urgentes como para llamar a un servicio de urgencia. Si la atención dentro del horario considerado ordinario no es barata, en horarios especiales puede llegar a duplicar su precio, ya que le pueden cobrar un suplemento de nocturnidad o emergencia (e incluso los dos).

Considere antes de llamar:

  • Compruebe si su seguro de hogar cubre la avería. En ocasiones el seguro contratado puede incluir servicios como el de cerrajería o fontanería. Lo puede comprobar leyendo la ‘letra pequeña’ del contrato. En el caso de averías eléctricas o relacionadas con la calefacción, la empresa suministradora del servicio cuenta con un departamento de técnicos que realizan a sus clientes reparaciones gratuitas o con tarifas más moderadas.
  • Llame a varias empresas y compare precios antes de decidirse por alguna. Las diferencias de precio son enormes entre las distintas empresas que conviene hacer un sondeo previo de tarifas y servicios.
  • Compruebe si la empresa contratada está adscrita al Sistema Arbitral de Consumo, un órgano de resolución de conflictos entre empresas y usuarios.Pertenecer a este organismo supone acatar sus decisiones, que son vinculantes para consumidores y profesionales.
  • Infórmese sobre la empresa que contrata. No dude en preguntar por la identidad de quien finalmente realizará la reparación en su domicilio y por los datos de la empresa, sobre todo el CIF, el nombre completo y la dirección. Esta información es determinante en caso de reclamación.
  • Pregunte cualquier duda que le surja. Hay cuestiones sobre la prestación de estos servicios que no están claramente reguladas y que dependen del acuerdo entre el consumidor y la empresa.
  • Desconfíe de la publicidad. No todos los SAT (Servicio de Asistencia Técnica) ofrecen servicio 24 horas. Aunque se anuncien como tal, en ocasiones, sólo dan servicio en horario laboral. Las empresas que cuentan con teléfonos especiales para urgencias dan una mayor garantía de respuesta inmediata.
  • Proteja sus datos personales. Con un nombre y un teléfono es suficiente para que la empresa le devuelva la llamada y le informe de las tarifas o del presupuesto previo.

OS CUENTO: No exagera nada el artículo, casi todos alguna vez hemos sido engañados (o intentado engañar).

Hace unos años, más de 15,  se me rompió la persiana del balcón y llamé a uno de estos servicios. Llegó un operario al que tuve que dejarle escalera y herramientas ya que no llevaba nada de nada. La arregló en 20 minutos y me presenta una factura de 11.000 pesetazas de las de hace 15 años, con conceptos como servicio urgente (en horario comercial???), desplazamientos y 1 hora de trabajo (mentira).

A la vista de la factura le dije que no le pagaba, dejándole mi número de DNI y nombre “por si tenían ganas de demandarme”.

El buen hombre se fue molesto. pero al día siguiente volvió pra pedirme sólo 3.000 pesetas, que eran realmente sus honorarios, diciendo que su jefe era un engañabobos, que él no era un sinvergüenza, y que de la factura el sólo cobraba 3.000 pesetas, el resto eran ganacias netas para su jefe.

Se las pagué al instante, las 3.000 pesetas, como podéis imaginar.

Certum est.

Anuncios
 
Deja un comentario

Publicado por en 24 mayo 2009 en HOGAR

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: