RSS

El presidente de EE UU recibe el Nobel de la Paz en Oslo admitiendo que sus “logros son pequeños” para merecerlo

11 Dic

Vía| El Pais

Barack Obama ha entrado hoy en un distinguido y exclusivo Olimpo con la pronunciación de un discurso que buscaba hacer congruente la paradoja de ser un presidente en guerra que lucha por la paz.

El mandatario de Estados Unidos, más Obama que nunca -si esto puede seguir siendo posible, y parece que lo es-, ha defendido en Oslo la idea de la “guerra justa” y para ello se remontó a la noche de los tiempos. “La guerra, en una forma u otra, apareció con el primer hombre”, ha dicho Obama, que se definió “humilde y agradecido” por el galardón que se le entregaba.

El presidente de EEUU, Barack Obama, defendió hoy la necesidad de que, en algunas ocasiones, haya que ir a la guerra para poder mantener la paz, en su discurso al aceptar el premio Nobel de la Paz en una ceremonia en el Auditorio Municipal de Oslo.

Sabía Obama que las palabras que pronunciase hoy durante la concesión del Premio Nobel de la Paz no podían obviar la incongruencia de que se premiaba los intentos pacifistas de un hombre que, como comandante en jefe del Ejército más poderoso del mundo, acababa de ordenar -apenas hace diez días- el envío de 30.000 soldados más a la guerra de Afganistán.

Eso sí, ha recordado a los presentes que Noruega también tiene soldados en suelo afgano. Y haciendo de la necesidad virtud, el presidente ha comenzado por decir que “habrá momentos en los que nuestras naciones -actuando por separado o en concierto- encontrarán el uso de la fuerza, no sólo necesario, sino moralmente justificado”.

Pero no hay gloria en la guerra. “No importa cuán justificada esté, la guerra siempre es una promesa de tragedia humana”, ha apuntado. “Estamos en guerra y soy responsable del despliegue de miles de jóvenes americanos para luchar en una tierra lejana”, ha proclamado solemne Obama. “Algunos matarán. Otros morirán”, ha dicho. “Porque no nos confundamos: el mal existe en el mundo”, ha alertado el mandatario ante quienes defienden un pacifismo negligente renunciando al deber de todo gobernante de defender a su país y a sus compatriotas.

No nos engañemos, vino a decir el presidente. “Un movimiento no violento no hubiera podido frenar al Ejército de Hitler. Ninguna negociación puede convencer a los líderes de Al Qaeda para que entreguen sus armas”.

OS CUENTO: Ya lo dijo el antiguo latino: Si vis pacem, para bellum (Si quieres la paz prepara para la  guerra).

En un imperio tan militarista como el Romano, que imponía su dominio, por la fuerza de las armas, tiene sentido este aforismo. Hoy día deberíamos cambiarlo por este otro: si vis pacem, para eam, es decir: SI QUIERES LA PAZ PREPÁRALA. (J;. Corbí).

Al final Obama, un gran Presidente,seguro que  lo veremos,  tuvo que recurrir al viejo principio latino para autojustificar su Premio Nobel.

Es como si a su hijo, que hizo un gran bachillerato y obtuvo un 9,5 de media en el COU, vamos todo un figura, le doctoran en primero de carrera. ¿Exagerado , no?. Pues para mí esto es lo mismo, exagerado y precipitado.

Sin embargo creo que tendrá un efecto altamente positivo para la Humanidad , ya que el Premio  ejercerá un importante efecto motivador en Obama  que redundará en favor de la paz mundial. Si esa es la causa de la concesión del Nobel, chapeau por todo lo alto.

Feliz fin de semana .

Anuncios
 
Deja un comentario

Publicado por en 11 diciembre 2009 en SOCIEDAD

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: