RSS

Así lucha Finlandia contra la corrupción (y no lo hace España)

05 Nov

Transparencia.

Finlandia ha sido reconocida internacionalmente como la nación menos corrupta del planeta, una parte de ese logro recae en la estricta moralidad imperante en el país, a pesar de ello, y para facilitar la transparencia, también cuenta con un conjunto de principios enfocados a evitar el abuso de poder y que son insólitos en la cultura española.

Esta es la manera con la que Finlandia lucha contra la corrupción:

PRIMERO: En Finlandia cualquier compra que realicen las Administraciones Públicas, desde un edificio hasta un bolígrafo, ha de estar ejecutada a precios de mercado e incluir, necesariamente, tres ofertas de proveedores distintos, para poder elegir la más baja. No es legal, admisible ni justificable el pago de 100 euros por un cartucho de impresora o de 1000 por una silla aunque las facturas sean correctas. Ejemplos ambos acaecidos en España y que la justicia no pudo castigar.

SEGUNDO: Principio de transparencia total de las Administraciones públicas. Cualquier decisión tomada por un funcionario público dentro del desempeño de su profesión (excepto las relacionadas con la seguridad) puede ser conocida por el resto de ciudadanos. Nadie puede negarse a satisfacer las necesidades de información no solo de los periodistas sino de los votantes. Debido a ello actuaciones contra esa norma (como ésta) son no solo contrarias a la ética sino ilegales.

TERCERO: Principio de transparencia total en las cuentas de los ciudadanos. Los fineses pueden saber cuales son los ingresos declarados de todos los residentes en el país, ya se trate de una persona que cobre el desempleo, del artista de mayor éxito de la nación o del CEO de Nokia. El equivalente peninsular permitiría conocer las cuentas no solo empresariales sino personales de Emilio Botín, Arturo Pérez Reverte, Felipe González, José María Aznar, Adolfo Domínguez o cada uno de los vecinos de Madrid.

CUARTO: Ausencia de alcaldes: El gobierno de los municipios en Finlandia recae en “City managers”, es decir, en funcionarios públicos con experiencia en la administración de entidades de esa índole. Así pues el ciudadano puede distinguir con claridad que la persona al mando es alguien supeditado a los votantes y que puede ser despedido o reemplazado por el Consejo municipal (el órgano elegido en las urnas y que ostenta la soberanía popular). Helsinki es la excepción a este modelo.

QUINTO: Ausencia de cargos de designación política: En Finlandia los secretarios de Estado son funcionarios de carrera que alcanzan el puesto superando pruebas objetivas en lugar de por designación partitocrática. En 2005 se realiza una remodelación del sistema para permitir a las organizaciones políticas el poder elegir a los Secretarios de Estado, aun así muchos de ellos siguen siendo en la actualidad trabajadores públicos ascendidos por méritos propios.

SEXTO: Estructura de poder colegiada: La corrupción se extiende con mayor facilidad cuando el poder se concentra solo en un individuo, es por ello que en Finlandia se promueve la toma de decisiones mediante el debate y el consenso. Al igual que el organo político principal de las ciudades es el Consejo municipal (el alcalde solo es un trabajador público) el Consejo de ministros tiene mayor capacidad de poder que el Presidente de la República.

SÉPTIMO: Principio de acceso libre al poder. La posibilidad de convertirse en un miembro de alto rango de la administración y los ministrerios fineses no recae en una élite intelectual formada en Instituciones de enseñanza concretas (como en Francia) tampoco en personas que puedan atraer la inversión de diferentes empresas para sufragar sus campañas (ejemplo de Estados Unidos) o en ciudadanos adscitos a organizaciones políticas que ascienden por los méritos internos dentro de su organización (caso español). En Finlandia los puestos son cubiertos por funcionarios públicos (siguiendo un baremo meritocrático) y cuya carrera está abierta a todos los fineses. El país evita, por tanto, tener que acudir a un modelo como el de España dónde los cargos de libre designación del gobierno (elegidos ideológicamente) reciben 200.488 euros anuales y se multiplican de manera oscura por todas las administraciones.

OCTAVO: Principio de proporcionalidad en el castigo. La cuantía de las multas por violar las normas suele ser proporcional a los ingresos de los individuos y las empresas. En 2001 Anssi Vanjoki, alto ejecutivo de Nokia, fue considerado culpable de conducción temeraria por romper los límites de velocidad a los mandos de su Harley Davidson imponiéndosele por ello una multa por el equivalente a 104.000 dólares de la época. Este principio de proporcionalidad en el castigo, junto a la marca social que lleva el estar envuelto en un caso de corrupción, actúa de forma extremadamente disuasoria ante posibles tentaciones para cruzar el límite de la legalidad.

Vía| LA SAGA DE DASHIELL

 

 

OS CUENTO: El “poner puertas al campo” a veces no es una idea peregrina. En Finlandia funciona pero es porque realmente lo desean, creen en ello, tanto ciudadanos como empresarios y políticos. Es porque lo creen y lo practican. No puede ser de otra manera.

En materia de corrupción, ya que la ética brilla por su ausencia tanto en las empresas como en las administraciones públicas, habría que hacer un esfuerzo cívico importante para conseguir que las acciones de esos colectivos fueses tan límpidas y transparentes como el agua de los fiordos fineses. ¿Nos ponemos a ello?

Y funcionar funciona, ya lo habéis leído.

Anuncios
 
2 comentarios

Publicado por en 5 noviembre 2010 en SOCIEDAD

 

2 Respuestas a “Así lucha Finlandia contra la corrupción (y no lo hace España)

  1. JOCANA

    5 noviembre 2010 at 13:59

    Comentario muy bueno, creo que esta gente son de otro planeta, pero que fácil lo hacen y de que manera lo ponen a la práctica. Me parece una aptitud inigualable.

     
  2. el señol javiel

    5 noviembre 2010 at 15:31

    cada vez que oigo que españa es un país del primer mundo, em da un poco de risilla y me acuerdo de mi clasificación particular:

    primer mundo: noruega, suecia, finlandia, dinamarca, nueva zelanda, australia y canadá.
    segundo mundo: francia, alemania, japón, eeuu, holanda, bélgica, suiza, austria, corea del sur, reino unido…
    tercer mundo: brasil, españa, méxico, chile, grecia, irlanda, portugal, sudáfrica, polonia, eslovenia…
    cuarto mundo: rusia y china (ellos son muy suyos y van aparte)
    sexto mundo: el resto, prácticamente.

    es algo persnoal, claro, pero nos veo a años luz aún de finlandia.

    aquí somos tan tontos que rechazamos lo que funciona en otros países, como la flexiseguridad danesa, que los sindicatos mayoritarios condenan como a la peste y en dinamarca, además de tener un 5% de paro como algo extremadamente malo, dan más de un año de baja por maternidad, el paro dura hasta dos años con el sueldo casi íntegro y unos logros sociales que ya quisiera poder imitarlos el partido SOCIALISTA.

    y lo de finlandia, imposible. simplemente, porque no somos capaces de declarar públicamente el dinero que ganamos todos los españoles. seguimos en el siglo xviii donde todo es tabú.

     

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: