RSS

La hipocresía de cobrar las bolsas de la compra

28 Jun

La hipocresía de cobrar las bolsas de la compra

La hipocresía de cobrar las bolsas de la compra finalmente se ha extendido a casi todos los supermercados e hipermercados, enarbolando en todo momento la bandera del ecologismo y la reducción de residuos, que queda genial de cara a la galería, cuando en realidad los motivos no son esos.

Hablo de hipocresía porque aunque es totalmente cierto que al cobrar las bolsas se reduce su consumo y, por ende, los residuos que provocan, no es menos cierto que de todas las medidas de ahorro de plástico que se podían tomar es la que menos impacto real tiene en el medio ambiente y, curiosamente, la única que tiene una repercusión económica directa sobre el consumidor y no sobre el establecimiento.

Antes de entrar en materia, también quiero aclarar que esta nueva política entra dentro del Plan Nacional Integrado de Residuos, y que mi queja no va en contra de esa medida, sino más bien a que sea algo totalmente anecdótico dado la ingente cantidad de plástico que se gasta innecesariamente en embalajes de todo tipo y porque, de todo el plástico que me llevo del supermercado, la bolsa de la compra era lo único que reutilizaba (como bolsa de basura).

Peras en una bolsa

La cuestión importante es que si los supermercados e hipermercados verdaderamente tienen tanta conciencia ecológica como nos quieren hacer creer, carece de toda lógica que yo, en mi nueva y flamante bolsa de rafia o mi maravilloso carrito de la compra, en vez de productos a granel envueltos en finas bolsas o en papel, meta carne y verdura envasada en bandejas de porexpan, que tiene pinta de ser de lo más biodegradable.

Eso por no hablar del embalaje excesivo de muchos otros productos, como los “packs ahorro” envueltos en más plástico aún, por poner un ejemplo flagrante, o que hayan desaparecido los envases retornables de la faz de la tierra, con lo que eso fomentaba no el reciclaje, sino la reutilización, que es mucho mejor.

Pero por lo visto eso no interesa, porque prefieren que compre seis hamburguesas en su bandeja a que compre las cuatro que necesito, o un kilo de limones cuando solo quiero dos. Básicamente porque es mejor que el cliente pague más de lo que necesita y luego lo tenga que tirar, aunque eso conlleve endosar una bandeja que mil años después aún sigue sin descomponerse.

Obviamente, los consumidores también tenemos parte de la culpa, al preferir pasar como una exhalación por el supermercado cogiendo bandejas a hacer cola en el mostrador de la carnicería o la verdulería. Pero eso no le resta ni un ápice de hipocresía a llenarse la boca hablando de la maravillosa reducción de residuos que supone cobrar las bolsas de la compra (si la gente no las paga, claro), cuando hay mucho más que reducir en el interior del supermercado.

Si a todo eso le sumamos el hecho de que mucha gente reutilizaba esas bolsas como bolsas de basura, con las que luego llevar al contenedor la desproporcionada cantidad de plástico que venía junto con tu comida, pues podéis entender que me parezca una tomadura de pelo pretender cobrar las bolsas de la compra bajo el paraguas del ecologismo sin tomar ninguna otra medida (igual de drástica) en consonancia.

Vía| Directo al Paladar

OS CUENTO: El que faltaba de los grandes, el Corte Inglés,  ya las cobra desde ayer, con lo cual el círculo se cierra.

Coincido con Minue, autor del artículo en de Directo al Paladar, que estamos ante una tremenda tomadura de pelo y una fuente descarada complementaria de ingresos en las grandes superficies. ¿O acaso nos creemos que las bolsas le cuestán al C.I. ) que las hace por millones, los cinco céntimos que te cobran por cada una de ellas.

Coincido con Minué en que si tuvieran alguna conciencia ecológica reducirían en buena medida los envasados de productos frescos que tanto daño hacen pero ese tema ni lo intentan.

Os recuerdo, finalmente , algunas de nuestras consideraciones que ya hicimos hace algunos meses en este blog relativas al tema:

…  pensé que, sinceramente, era un gran paso y que, por fin, las empresas se estaban comenzando a concienciar del grave problema medio ambiental de este bello planeta azul.Ingenuo de mí.

 

Ayer fui a Carrefou Express, del que no soy cliente habitual  y observo que con la breve compra no me dan bolsa alguna, la solicito extrañado, y veo que me suman 10 céntimos al importe de mi compra.

 

 Me indignó, y no por los 10 céntimos, precisamente.

 

  • Resulta que esta empresa hace una campaña de comunicación total (se enteró hasta el Tato) relatándonos su pionera preocupación por el medio ambiente.

 

  • Resulta que , a la par, lógicamente dejan de comprar millones y millones de bolsas convencionales (sí, de las reciclables) . Esto le genera de por sí unos ingresos importantes a la empresa.

 

  • Resulta que de inicio no te cobran la bolsita sostenible, ¿que bien no?. Luego ya te cobran cinco céntimos, vaya

 

  • Y resulta ,finalmente, que ahora te cobran 10 céntimos por bolsa (si no valen eso).

 

  • Un negocio pardo, pardo pero no insulso,  entre lo que se dejan de gastar con los millones de bolsas convencionales y lo que ganan con las biodegradables,pues hacen un negociete majo, majo.

 

 El blog QUE.ES, cuando las bolsas sólo valían a 5 céntimos (ya ganaban dinero) nos lo explicaba con toda claridad:

 

 0.05 Euros la bolsa ecológica en Carrefour

Negocios a costa de nuestro bolsillo camuflado en ecología, eso es lo que me parece la actitud de Carrefour al cobrar, a partir de hoy, 5 centimos por cada bolsa que usamos para hacer nuestra compra. Ellos cuentan que es una bolsa ecológica y que “parte” de ese dinero será destinado a proyectos a favor de la ecología, no me puedo aguantarme una carcajada, Ja Ja Ja.

Vamos a dedicar unos segundos a unas cuentas:

1 caja de Carrefour desde las 9:00 hasta las 23:00 horas = 1.000 clientes

20 cajas abierta al día en un centro comercial

Un promedio de 4 bolsas por cliente (creo que me he quedado corto en todo)

4.000 Euros al día en bolsas de plástico (hoy serían 8.000 €).

Anuncios
 
1 comentario

Publicado por en 28 junio 2011 en CONSUMO, JETILLAS, MEDIO AMBIENTE

 

Una respuesta a “La hipocresía de cobrar las bolsas de la compra

  1. manu

    24 octubre 2011 at 17:45

    Porquè nos cobran las bolsas? Supuestamente iban a desaparecer por otras ecológicas pero parece que es un negocio a costa de los clientes, antes las regalaban y ahora te las cobran, 5 ó 10 centimos cada una. Acaso cobrandolas no contaminan?, es UN TIMO Y UN ROBO a los consumidores que la OCU Y EL MINISTERIO DE MEDIO AMBIENTE AUTORIZAN, algo se llevarán. Donde estan ahora los ecologistas?.

    MENUDA CARA DURA TIENEN LOS COMERCIOS QUE SOLO QUIEREN GANAR ENGAÑANDO A LOS CONSUMIDORES.

     

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: