RSS

‘Ryanair: La cara oculta del low cost’, o por qué procuraré no volar con Ryanair

12 Oct

14155680_d7b7b43728_o.jpg

‘Ryanair: La cara oculta del low cost’ es un documental que basa su relato en la infiltración de dos periodistas como azafatas de vuelo de la archiconocida aerolínea irlandesa, mostrando desde su proceso de formación hasta su trabajo habitual durante cinco meses como parte de la tripulación.Ryanair es actualmente la compañía líder en Europa en vuelos de bajo coste. Una insignia que lo único que reconoce es que vende más billetes que ninguna otra de su competencia.

Personalmente nunca he comprado un vuelo de Ryanair por 1€, pero conozco gente que asegura haberlo hecho e incluso, haber comprado un billete por céntimos de euro con mucha antelación. La pregunta aquí es: ¿Qué esperas de un vuelo al que te cuesta 1€ acceder? Desde luego es de esperar cualquier cosa menos unas condiciones de vuelo adecuadas. El documental, emitido originalmente como parte de la serie ‘Dispatches‘ de Channel 4 UK, no se centra en el trato a los aviones por parte de la compañía, si no en el trato a los pasajeros y la política de empresa.

Así es la filosofía de empresa de Ryanair

El pasajero no importa. Compran, pagan un billete y Ryanair se despreocupa.

Esa es la filosofía de la empresa, dicha por el propio comandante de vuelo en un avión en el que los pasajeros llevan 3 horas encerrados por culpa de un problema técnico. Se niegan a darles bebidas, a cambiarlos de avión y a darles cualquier explicación más allá de la frase “problema técnico”. “Si pagas un penique por un billete, no esperes nada más”. Apunta después, y es cierto. Una afirmación que también pone en duda la capacidad de la compañía a la hora de reaccionar frente a determinados problemas, o al menos, inspira cualquier cosa menos confianza.

La gran parte del documental está narrado en base a grabaciones con cámara oculta, puesto que la trama principal es la infiltración de dos periodistas como azafatas. Todos los azafatos/as de vuelo de Ryanair deben costearse su formación, que asciende a 1.400 libras en un curso de 5 semanas en donde se enseñan los procedimientos básicos para atender un vuelo pero apenas hacen prácticas en aviones. Un dato curioso es que también deben costearse su propio uniforme. En el curso, dejan claro que el pasajero en esta aerolínea es lo de menos.

De hecho, una de las partes llamativas sucede cuando la formadora comunica a los alumnos que nunca deberían advertir a los pasajeros sobre el potencial peligro del asiento 1A de los Boeing 737-200 (un modelo que Ryanair dice haber retirado ya), puesto que en caso de accidente muy probablemente morirían al impactar contra una barra metálica en la cabeza. En ese sitio, al parecer hay un fallo de diseño de seguridad en este modelo de avión, puesto que la barra metálica sobresale para poder apoyarse en un lado de la puerta al bajar del avión. Pero la instructora les comunica que como azafatas nunca le dirían a los pasajeros que no se sienten en ese sitio por este motivo, lo que cuestiona notablemente los métodos de formación de Ryanair y las medidas de seguridad del avión que usan.

Servicios mínimos vs. Seguridad en vuelo

Ryanair cree firmemente que un avión en tierra es un avión que no está haciendo dinero. Por ello mantiene una estricta norma: Los aviones de la compañía no pasan más de 25 minutos en tierra, un tiempo que según la tripulación es insuficiente para limpiar la cabina (tarea también de la tripulación de cabina), los aseos y muchas veces para realizar todas las comprobaciones técnicas necesarias. El documental muestra tres casos: Un vómito en cabina que no da tiempo a ser limpiado. La tripulación decide echarle encima una loción de after shave olvidada por un pasajero, para disimular el olor.

Baños que no pueden ser limpiados por falta de tiempo mientras que los pasajeros ya están subiendo al avión,; o peor aún, chalecos salvavidas que faltan o rampas hinchables en puertas que indican fallo antes de despegar. Pero el avión no puede permanecer en tierra, hay que volarlo. A todo esto, hay que añadir una constante presión de empresa hacia los pilotos respecto a las horas de vuelo, haciéndoles volar el máximo legalmente permitido y a la tripulación de cabina. Vemos cómo una azafata se queda exhausta en pleno vuelo a causa del agotamiento laboral.

Todo lo mostrado hasta ahora es la parte de filosofía de empresa, esa que tanto está triunfando en todo el mundo gracias al concepto low cost. Pero creo que el documental se deja la parte más importante y difícil de plasmar de Ryanair que es la filosofía de la empresa respecto a la seguridad puramente técnica. En los últimos años no paramos de ver noticias que muestran cómo la aerolínea tiene que desviar vuelos por problemas técnicos, principalmente la falta de combustible en sus aviones. ¿Cumple Ryanair con todas las normativas y revisiones? 25 minutos en tierra y la mayoría de veces menos tiempo, ¿es suficiente para todos los chequeos?

En caso de accidente imprevisto, ¿es Ryanair una compañía segura para volar? ¿Está el personal lo suficientemente preparado como para enfrentarse a alguno de estos casos? El dato más desternillante de la formación de Ryanair es que permite a los alumnos copiar en el examen finalque les certificará como aptos para atender sus vuelos, porque el Departamento de Transporte no hace referencia en ninguna parte de que el examen deba ser un examen sin apuntes, pudiendo copiar y consultar libremente durante el test, con lo cual la formación de los azafatos de vuelo es altamente cuestionable.

Quizás el documental no es un documental 100% completo sobre Ryanair, principalmente por el hecho de ser más un reportaje de investigación largo dentro de un programa de sociedad, pero nos deja una serie de bases sobre las que pensar seriamente si volver a volar con ellos.

Vía| Vayatele.com

.

OS CUENTO: Si no te da miedo volar seguro que te dará asco viendo este documental.

Disfruten del dia festivo y sean buenos.

Anuncios
 
2 comentarios

Publicado por en 12 octubre 2011 en CONSUMO, SIN VERGUENZA

 

2 Respuestas a “‘Ryanair: La cara oculta del low cost’, o por qué procuraré no volar con Ryanair

  1. pasean2

    12 octubre 2011 at 0:24

    Yo nunca he volado con Ryanair (ni pienso). Creía que tenía un problema digno de examinar, je, je. Un beso y enhorabuena por tu blog 🙂

     
  2. Puntiyo

    12 octubre 2011 at 0:26

    Prometo no hacerlo, Marta.

    Gracias.

     

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: