RSS

Archivo de la categoría: MEDIO AMBIENTE

APAGA LA LUZ, ENCIENDE EL PLANETA.


Vía| http://www.wwf.es

Apaga la luz el sábado 27 de marzo a las 20,30 h.

¿Qué es la Hora del Planeta?
La Hora del Planeta es una iniciativa global de WWF donde los individuos, escuelas, organizaciones, empresas y gobiernos apagan sus luces durante una hora para votar a favor de la acción sobre el cambio climático. Al votar con sus interruptores de luz, los participantes de la Hora del Planeta envían un poderoso mensaje visual a sus dirigentes exigiendo acción inmediata sobre el cambio climático.
La Hora del Planeta es el evento climático más grande en la historia. En el 2009, participaron más de 4,000 ciudades en 88 países, incluyendo 200 ciudades españolas.
WWF espera a través de la Hora del Planeta generar impulso político para la adopción de un tratado mundial ambicioso, justo y vinculante sobre clima para reducir nuestras emisiones de carbono, después de los decepcionantes resultados de la Cumbre de Copenhague.

APAGA LA LUZ, ENCIENDE EL PLANETA

EN SALAMANCA:

En la Plaza Mayor se concentrarán los músicos a partir de las 19:00, a ellos se unirán los malabaristas. Y por supuesto no faltará la presencia de los voluntarios para informar a los ciudadanos y animarles a encender sus velas. Contacto: Raquel Fuente 676 503 581 gruposalamanca@wwf.es.

ULTIMA HORA: EN SALAMANCA SE APAGARÁN LOS DOS MONUMENTOS MÁS BELLOS Y EMBLEMÁTICOS: LA PLAZA MAYOR Y LA UNIVERSIDAD.

OS CUENTO: Nos cuesta tan poco, nos dará tanto.

Algo tan simple valdrá  para que todos nos concienciemos  sobre la perentoria necesidad de cuidar a nuestro hermoso planeta azul.

Pocoyó y nosotros  queremos que participes, sé justo con tu planeta .

Anuncios
 
Deja un comentario

Publicado por en 25 marzo 2010 en MEDIO AMBIENTE

 

El lío de las bolsas de plástico


VÍA| blogs.elpais.com

Desde que no está bien visto salir del súper cargado con bolsas de plástico por su impacto ambiental, estos envases llevan cada vez más mensajes impresos para calmar las conciencias: “reciclable”, “degradable”, “100% biodegradable”, “compostable”… ¿Qué significa todo esto? Pues un enorme lío de tecnicismos entre bolsas en apariencia iguales (sólo en apariencia), y a la vez un fenómeno con muchas contradicciones.

Aunque algunos de estos envases contaminan mucho menos que otros en su fabricación, estos términos se refieren sólo a su etapa como residuo. ¿Tiene sentido llamar biodegradable a algo que no se quiere que acabe descomponiéndose en la naturaleza? En Bélgica, ninguno; por ello desde julio de 2009 está prohibido allí el uso de la denominación “biodegradable” para los envases(1), una decisión que ha sido bien vista por otros países europeos.

Para entender todo esto, veamos primero qué hay realmente detrás de todos estos términos asociados a diferentes plásticos:

-Biodegradable:

Significa que ese plástico puede descomponerse en nutrientes y biomasa, en condiciones que se dan normalmente en la naturaleza. Esto no ocurre con las bolsas convencionales de polietileno (un polímero obtenido del petróleo), pero sí con algunos bioplásticos fabricados a partir de recursos naturales renovables (como el almidón de patata) o de algunos poliésteres sintéticos, eventualmente de origen petrolífero. Puede haber bolsas biodegradables con un porcentaje de materias renovables y otro de derivados del petróleo.

Como especifica AENOR, si en una bolsa se dice que es biodegradable debe cumplir la norma UNE-EN 13432, que define la biodegradabilidad final como: “Descomposición de un compuesto químico orgánico por microorganismos en presencia de oxígeno para dar dióxido de carbono, agua, sales minerales en cualquier elemento presente (mineralización) y nueva biomasa; o bien en ausencia de oxígeno para dar dióxido de carbono, metano, sales minerales y nueva biomasa”.

-Compostable:

El que un plástico sea biodegradable no quiere decir necesariamente que también resulte compostable, es decir, que sirva para hacer compost (abono orgánico). La clave está en que los tiempos se acortan: para que pueda considerarse compostable, un material debe biodegradarse a la vez que el resto de materia orgánica que llega a una planta de compostaje. En España se confunde a menudo ambos términos y, aunque existe algún sello específico, como el distintivo de garantía de calidad ambiental de Cataluña a los productos de material compostable, los principales certificadores de compostabilidad están en Bélgica y Alemania.

“Un árbol es biodegradable, pero en sentido estricto de la norma no es compostable”, detalla Philippe Dewolfs, responsable del Departamento de Certificación de Vinçotte, empresa certificadora del sello belga “OK compost”, que explica que mientras la biodegradabilidad se refiere a un proceso químico habitual en la naturaleza, la compostabilidad constituye un parámetro humano. El que un plástico lleve el sello “OK compost” supone que debe desintegrarse en un determinado plazo en las condiciones de una planta de compostaje (a temperaturas de 55 a 60 grados). Pero el resultado será diferente si ese mismo plástico se intenta compostar en el jardín de casa (para lo que existe el sello “OK compost Home”) o si acaba abandonado en la naturaleza. “El PLA es un bioplástico que puede ser compostable en una instalación industrial, pero si se tira en el campo dentro de 20 años estará ahí”, advierte Dewolfs.

-Degradable (u oxodegradable):

Suena muy parecido a biodegradable, demasiado, pero se refiere a un proceso diferente (y estos plásticos no cumplen los requisitos de la norma UNE-EN 13432). Son bolsas de plástico como las de siempre a las que se han añadido unos aditivos que aceleran su desintegración física. Como explican desde AENOR, esto significa que el plástico se fragmenta en partículas diminutas; partículas que no se ven, pero que en una primera fase no pueden ser asimiladas por las plantas. Esta degradación puede ser inducida por la luz ultravioleta (fotodegradable) o por la oxidación (oxodegradable).

-Reciclable:

Las bolsas de plástico de polietileno convencionales (en cuya fabricación se emite mucho CO2 y que tardan cerca de cien años en descomponerse en la naturaleza) pueden ser recicladas: hay plantas de tratamiento en España donde las transforman en un granulado plástico –granza de polietileno– que sirve para fabricar otros productos. Para que esto ocurra, las bolsas deben ser depositadas en el contenedor de basura amarillo para envases. Y, por ahora, no ocurre muy a menudo, pues según la empresa que se encarga de la gestión de envases, Ecoembes, se reciclan sólo un 10% de las bolsas que salen de los comercios del país colgadas de las manos de los consumidores.

En el caso de las bolsas degradables o biodegradables, aunque algunas se definen también como “reciclables”, según Ecoembes, el sistema seguido hoy en día con las convencionales no sirve para estas otras. Habría que separarlas, pero eso ahora mismo no resulta posible. ¿Resultado?: Estos plásticos alternativos suponen más bien un problema para los canales de gestión de residuos actuales y cuando llegan a las plantas de reciclaje mezclados con las bolsas de polietileno acaban quemados en el proceso de elaboración de la granza, pues tienen unas propiedades termo-mecánicas y una resistencia química menores.

¿Dónde se tiran estas bolsas?

Este gran lío plástico se enreda todavía más para decidir dónde tirar cada una de estos envases al llegar el final de su vida útil, cuando no pueden ser reutilizados. Con las bolsas convencionales resulta fácil: al cubo amarillo para ser recicladas. Se entiende que una compostable ha sido fabricada para llegar a una planta donde pueda transformarse en compost con los desechos orgánicos; el problema es que en la mayor parte de España no se separa la basura orgánica de los domicilios. Una biodegradable no puede ir al amarillo para ser reciclada y tampoco debe ir a un contenedor de orgánico, en los pocos lugares donde los hay, pues no da tiempo a que se descomponga con el resto de compost. Todavía peor si se trata de una degradable u oxodegradable. ¿Qué hacer con estas bolsas entonces?

“No tenemos respuesta para esa pregunta hoy en día, estamos investigando y trabajando en ello con el Ministerio de Medio Ambiente”, responden desde Ecoembes.

Sólo queda el cubo denominado “fracción resto” donde por lo general va mezclada la materia orgánica con todo lo que no sean vidrios, papeles y cartones, o envases. La bolsa que se deposite ahí puede tener muy distintos finales: puede ser recuperada en algún punto del proceso para ser enviada a reciclar, en cuyo caso acabará fundida entre la tranza de polietileno; puede ser llevada a encinerar para producir energía; o puede ser abandonada en un vertedero. Incluso puede terminar volando por el campo. Siempre será mejor entonces que sea de un plástico biodegradable que de otro convencional de polietileno, pero se supone que una bolsa no ha sido diseñada con el propósito de acabar de ese modo(2). “Es un mensaje equivocado el proclamar que una bolsa es biodegradable, en Bélgica se prohibió porque daba entender a la gente que daba igual dónde se tirase”, comenta el belga Dewolfs.

Aunque para mensajes confusos el de esta bolsa de una farmacia: “Esta bolsa es reciclable y 100% degradable. Cuando el plástico se aprecia quebradizo, está en fase de degradación, debiendo colocarlo en un recipiente doméstico”. ¿Un recipiente doméstico? ¿Y cómo va a reciclarse entonces? O este otro de una cadena de librerías: “Esta bolsa está hecha de material reciclable (polietileno). Su destrucción por incineración no libera gases nocivos ni sustancias corrosivas”.

OS CUENTO: Pero que complicado nos lo están poniendo, además de tener (convencidos) nuestro balcón lleno de achiperres para reciclar.

Al final, lo más fácil parece usar las bolsas convencionales de siempre, que sí, esas sí, tenemos la certeza de que se pueden echar sin problema alguno en el contenedor amarillo (y santas pascuas), ya hicimos nuestros deberes con el medio ambiente, que tanto nos preocupa.

Tengo la oscura sensación que  todo este jaleo es deliberado y tiene un transfondo netamente económico,me explico con el siguiente  ejemplo:

WEB DE CARREFOUR/Madrid, 26 de junio de 2009
Carrefour, primera compañía de distribución en eliminar las bolsas de plástico.

Iniciativa pionera en España dentro del sector, suprime definitivamente el plástico en línea de cajas y ofrece bolsas de materiales sostenibles. En el periodo de transición regalará bolsas reutilizables a los clientes. Además, financiará proyectos concretos de acción medioambiental y social con SEO/Birdlife, Fapas, Global Nature, Cáritas, Banco de Alimentos y Cruz Roja.

Carrefour se convierte en la primera compañía de distribución en España en eliminar de forma definitiva las bolsas de plástico de un solo uso de la línea de cajas. La iniciativa, pionera en el sector de la distribución, se implantará de forma progresiva en la totalidad de centros de la cadena hasta final de año y supone una apuesta rotunda por fomentar la reutilización de materiales sostenibles.

… Además, durante el periodo de transición Carrefour facilitará a sus clientes bolsas reutilizables de forma totalmente gratuita.

CUANDO LEÍ ESTA NOTICIA pensé que, sinceramente, era un gran paso y que, por fín, las empresas se estaban comenzando a concienciar del grave problema medio ambiental de este bello planeta azul. Ingenuo de mí.

Read the rest of this entry »

 
5 comentarios

Publicado por en 8 marzo 2010 en CONSUMO, MARKETING-IMAGEN, MEDIO AMBIENTE

 

Alargar la batería de los aparatos


Vía| Consumer

Trucos para no depender demasiado de los enchufes

La adopción de pautas en el uso de programas, periféricos y en la conectividad inalámbrica puede alargar la autonomía de cualquier dispositivo portátil

Tecnología y movilidad son dos palabras enlazadas. A medida que el teléfono móvil tiende a ser menos teléfono y más ordenador, los ordenadores, sin llegar a ser teléfonos, se hacen cada vez más de bolsillo y se pueden llevar encima con más comodidad. Uno y otro tienden hacia la conversión en un único dispositivo que atesora como virtud principal la portabilidad. No obstante, se mantienen algunas limitaciones, con la autonomía de los aparatos como principal escollo. La energía de los dispositivos se almacena en las baterías, o pilas, ya sean para teléfonos, ordenadores, videoconsolas, cámaras de fotos o vídeo. Se cargan por medio de un cable, por lo que se necesitará tener una fuente de energía cerca cuando la batería se agote. Es decir, en mayor o menor medida, la portabilidad está condicionada al número de enchufes que rodeen al usuario. Pero esta dependencia se puede mitigar. Quienes deseen alargar la vida de las baterías y evitar la ansiedad que ocasiona ver el aviso de “batería baja” y no encontrar la conexión a la red eléctrica pueden recurrir a sencillos trucos para optimizar el consumo.
Cuidado con las pantallas

En los teléfonos móviles, donde la batería puede tener una duración inferior a 48 horas si el uso es intensivo, una buena actitud previa a la compra es reflexionar sobre si se quiere un aparato con pantalla táctil. Los motivos son varios: por su interacción continua con el usuario, la pantalla deberá permanecer mucho tiempo activada. Se trata de una de las partes con mayor consumo energético en cualquier dispositivo por lo que, mientras se mantiene encendida, el consumo se dispara, ya que además de necesitar iluminación, mostrar imágenes y dibujos requiere un notable esfuerzo energético.

Además, es muy fácil que al mínimo roce con un objeto en el bolsillo, la pantalla se active y a cada golpecito se ejecuten las más variadas funciones de manera involuntaria. El resultado es un alto gasto, y esto sucede incluso con sistemas de bloqueo activados. Es conveniente no usar fondos de pantalla con fotografías; si se hace, que sean en blanco y negro.

En los ordenadores portátiles sucede lo mismo: cuando se activan, las pantallas consumen mucha energía. Conviene, pues, regular su brillo: si se trabaja desenchufado hay que bajar el brillo al mínimo visible con las teclas preceptivas de cada modelo. También es útil reducir la resolución. Igual que en los móviles, conviene evitar las imágenes de fondo de escritorio, y más si se trata de fotografías en color. Sólo con estas medidas se puede añadir hasta un 30 % más de autonomía.
Vigilar el wifi

Otro factor de alto consumo es la conectividad inalámbrica de los aparatos. Por esta razón, conviene que el modo Bluetooth esté apagado siempre que no se use. En el caso de los móviles, si es posible, no está de más recurrir al “modo vuelo” cuando se desea no ser molestado. Esta opción anula la emisión de señal y evita el tener que apagar y encender el aparato. La acción de encendido, sobre todo en los teléfonos 3G, siempre supone un alto gasto porque se activan al mismo tiempo numerosas aplicaciones de modo automático.

En este tipo de teléfonos, que tienen conexión a Internet y pueden ejecutar muchos programas, también es bueno tener desactivadas aquellas aplicaciones que no se utilicen, ya que aún en estado de reposo consumen energía. Si el nivel de carga de la batería es muy baja, es mejor usar, si se tiene, el cliente de mensajería instantánea para comunicarse en lugar de los SMS o las llamadas de voz.

En el caso de los ordenadores, cuando se trabaja desenchufado lo adecuado es limitar el wifi a la estricta necesidad. Si no se utiliza, mejor tenerlo apagado, ya que junto con la pantalla, es un gran factor de consumo. También es mejor para un consumo más ajustado que los puertos USB estén libres de periféricos, ya que en conexión presentan un alto consumo. En otras palabras: nada de ratones y teclados externos, y mucho menos lectores de tarjetas, DVD o CD.

Si se navega y no se puede acceder a Internet mediante cable, hay que evitar en la medida de lo posible las páginas con imágenes, vídeos y publicidades: interpretar formas gráficas es un gran gasto energético. Lo mejor es navegar por las versiones accesibles de los sitios web, ya que sólo muestran texto. Hay una serie de programas y extensiones para los navegadores que bloquean las ventanas emergentes, eliminan las publicidades y evitan los vídeos de las páginas: usarlos supone un gran ahorro.


Mimar la batería del ordenador

Muchos usuarios de ordenador no le prestan atención, pero un buen cuidado de la batería es fundamental para que mantenga unas tasas de autonomía elevadas. Un cuidado deficiente puede reducir su capacidad a la mitad en menos de seis meses. Al inicio de su uso conviene cargar y descargar completamente la batería; es decir, trabajar hasta que se agote y luego cargarla al 100%, tanto en ordenadores como en portátiles. De este modo se acomoda a cargar el máximo de energía. Una medida muy importante es guardar las pilas en sitios frescos, a poder ser en la nevera, ya que el calor propicia en su interior reacciones químicas que alteran su capacidad. Cuanto más calor tenga una batería, más pronto degenerará, por lo que tampoco conviene dejarla puesta en el ordenador una vez se ha recargado si se piensa trabajar con enchufe: el procesador genera una gran cantidad de calor. Por otro lado, es importante mantener limpios los conectores metálicos que poseen, ya que así se evitan resistencias innecesarias en el flujo de energía que calientan las pilas y empeoran su capacidad.

OS CUENTO: Con independencia del daño que ocasionan al medio ambiente (dudo mucho, pero profundamente,  que todo el mundo las recicle convenientemente) está el hecho del consumo responsable , incluso la necesaria economía, ya que el coste de la batería de un ordenador es notable (90 € la última que compré para un portatil).

Cierto es que mola ir con el portatil por cualquier zona de la casa sin enchufe, pero, hombre de Dios, cuando estás trabajando  sobre una mesa enchufa la batería, hombre.

Los móviles táctiles y demás inventos nos hará pagar la energía más costosa y más perjudicial que jamás hemos conocido, la que se encuentra dentro de una batería.

Vamos a ser cuidadosos, que a todos nos vendrá mejor.

 
Deja un comentario

Publicado por en 12 enero 2010 en CONSUMO, MEDIO AMBIENTE, TECNOLOGIA

 

El Ministerio de Industria pone en marcha el programa “2×1” de bombillas de bajo consumo Con la compra de una bombilla se regalará otra igual


Vía| Ministerio de Industria

La promoción comienza el 14 de diciembre en 12.000 puntos de venta de toda España, poniendo a disposición de los consumidores un total de 1.200.000 “packs” de dos bombillas de bajo consumo de 14-15 W, equivalentes a 75 W convencionales.
Esta iniciativa se suma al Programa de Reparto Gratuito de bombillas de bajo consumo 2009-2010, en el que los ciudadanos ya han canjeado siete millones de vales por bombillas eficientes.
La iluminación representa la quinta parte del consumo eléctrico de un hogar. Una lámpara de bajo consumo ahorra unos 100 euros durante su vida útil, ya que consume un 80% menos de energía y dura entre 6 y 8 veces más que las bombillas incandescentes.
Con esta estrategia España se adelanta al calendario aprobado por la Unión Europea para la sustitución definitiva de las bombillas incandescentes.

A partir del, 14 de diciembre, los consumidores españoles podrán obtener dos bombillas de bajo consumo de 14-15 W (equivalentes a 75 W convencionales) al precio de una, a través del programa “2×1”. Esta acción del Ministerio de Industria, Turismo y Comercio forma parte de la estrategia de promoción de la iluminación eficiente en los hogares recogida en el Plan de Ahorro y Eficiencia Energética.
La promoción “2×1” pone a disposición de los consumidores un total de 1.200.000 “packs” de dos unidades ( 2.400.000 bombillas) por un precio entre 3,95 y 3,99 euros.
Las empresas que participan en la promoción, previa adjudicación por el procedimiento de concurso público realizado por el Instituto para la Diversificación y Ahorro de la Energía (IDAE), son: Cegasa, Imprex y Philips. Estas mismas compañías son también las encargadas de acercar la promoción a los ciudadanos a través de 12.000 puntos de venta distribuidos por toda España.
En los establecimientos en los que se ponga en venta, el consumidor encontrará la promoción claramente identificada, además de folletos informativos sobre los principales aspectos que hay que tener en cuenta a la hora de abordar la iluminación eficiente en nuestros hogares.

Siete millones de vales canjeados

Esta iniciativa se suma al Programa de Reparto Gratuito de bombillas de bajo consumo 2009-2010 puesto en marcha por el Ministerio de Industria este año. Hasta el momento los ciudadanos han canjeado siete millones de vales regalo por bombillas eficientes.

Esta cifra supone un ahorro de 588 gigavatios-hora (GWh), equivalente al consumo eléctrico de 147.000 hogares, lo que en términos económicos equivale a un ahorro de 94 millones de euros, y evitan la emisión a la atmósfera de de 237.552 toneladas de CO2.

La iluminación representa la quinta parte del consumo eléctrico de un hogar; y una lámpara de bajo consumo ahorra unos 100 euros durante su vida útil, ya que consume un 80% menos de energía y dura entre 6 y 8 veces más que las bombillas incandescentes.

El programa de reparto gratuito de bombillas continuará el próximo año de la misma forma que se ha realizado hasta ahora: Los ciudadanos recibirán un vale regalo por una bombilla junto a su factura de la luz que podrán canjear en cualquier oficina de Correos.

Las dos iniciativas, el programa “2×1” y el programa de reparto gratuito de bombillas forma se enmarcan dentro del Plan para el Estimulo de la Economía y el Empleo (Plan E) diseñado por el Gobierno.

OS CUENTO: Aún no he visto un comercio que tenga el plan 2 x 1, será la Navidad en lo que todo se diluye,  ni siquiera en el C.I. pero no por ello la iniciativa del Ministro Sebastián deja de ser intrínsecamente buena. Con estas pequeñas acciones nos está enseñandop e invitando a tener en casa bombillas de bajo consumo, sí, esas tan feas, tan caras , pero tan eficientes para el medio ambiente.

En casa las conocimos hace más de 20 años ya que mi padre tenía una instalación de eenergía solar en una casita de campo familiar donde no llegaba la electricidad. Aun conservamos , quizá con añoranza sobredimensionada, un par de ellas en casa.

Felicidades Ministro, las grandes acciones son las que suman, no las grandilocuentes. Con estas bombillas y con el Plan 2000 E  para coches estás dando en la diana, poquito a poco, es cierto,  pero va calando,  como cuando nos moja el sirimiri. El Gobierno eligió bien, aunque es verdad que presupuestariamente tienes un Ministerio privilegiado.

Felicidades y enhorabuena, no obstante.

 
3 comentarios

Publicado por en 29 diciembre 2009 en MEDIO AMBIENTE

 

GREENPEACE OS DICE:Rajoy y Esperanza, os tenéis que modernizar


activistas-de-greenpeace-eleva-1

VÍA|GREENPEACE ESPAÑA

Nada más conocer la decisión del Gobierno de cerrar la central nuclear de Garoña en 2013, el Presidente del Partido Popular, Mariano Rajoy, dijo que, si él ganase las próximas elecciones generales, el Partido Popular permitirá que Garoña siga funcionando.

En esa misma tónica, el 6 de octubre Rajoy hace una visita a la central nuclear, para ratificarse en su apoyo a esta vieja y peligrosa central y para reafirmar su apuesta por la energía nuclear.

Hace unas semanas, Juan Vicente Herrera, del Partido Popular y Presidente de la Junta de Castilla y León, ha ordenado recurrir ante la Audiencia Nacional la decisión del Gobierno de cerrar Garoña. Herrera dice que Garoña debe seguir funcionando mucho más tiempo y apoya la energía nuclear porque, según él, es limpia. Pero al mismo tiempo, Herrera se opone a que Castilla y León albergue el cementerio de residuos radiactivos que generan las centrales nucleares, como la de Garoña, que tanto defiende.Una postura hipócrita.

El mes de septiembre pasado, el Partido Popular de Madrid, que preside Esperanza Aguirre, ha logrado aprobar en la Asamblea de Madrid una propuesta por la que se pide al Gobierno central que aborde el problema energético con el estudio de las ventajas “como energía eficiente y limpia” de la energía nuclear. Si Esperanza Aguirre cree de verdad que la energía nuclear es tan limpia como afirma ¿por qué no nos dice ya públicamente cuántas centrales nucleares quiere poner en territorio de la Comunidad de Madrid y en qué municipios en concreto, así como donde ubicará el cementerio nuclear para sus residuos radiactivos?

Pídele al Partido Popular que abandone su anticuada política energética, que diga no a la fracasada energía nuclear, y que apueste por las energías del siglo XXI: las energías renovables y la eficiencia energética, las únicas fuentes de energía verdaderamente limpias y sostenibles.

CIBERACTUA Y MÁNDALES ESTE EMAIL DESDE LA PÁGINA DE GREENPEACE

OS CUENTO: Una vez más los señores del PP se descubren con su larga y habitual hipocresía. Estos con tal de fustigar a Zapatero se ponen siempre al lado contrario de la posición del Gobierno, sea éste la que fuere.

Miren ustedes, servidor de ecología tiene cuatro conocimientos básicos , eso sí , muy bien asentados. Pero como reconozco que no es lo mío (soy un simple inquieto aficionado) si que me dejo aconsejar por los que saben , por la gente de Greenpeace, ecologistas ellos de primera división.

Y estos señores me dicen que la energía nuclear no es limpia, que es peligrosa y mucho (¿recuerdan Chernobil?) y que las energías limpias y seguras son las renovables. Así que punto pelota.

Pues no señor, para Rajoy y sus adlateres Garoña tiene que seguir, con tal de contravenir la decisión del Gobierno (ojo que llegado el caso defenderían lo contrario si a Zapatero se le cruzan los cables y apoyase la peligrosa energía), pero lo cierto es que no quieren ninguna Garoña más en sus Comunidades Autónomas, y por supuesto tampoco quieren los cementerios nucleares.

¿Sr. Herrera, quiere usted algún cementerio ?, imagino que no al igual que sus vecinos. Pues como dice un amigo: Quien se come la almeja (Garoña) que se coma el caldo (basurero nuclear).

¿A qué no mola?.

P.D./ Acuérdense de enviar el email de Greenpeace a esta buena gente, para su sana instrucción.

 
Deja un comentario

Publicado por en 7 octubre 2009 en ECOLOGIA, MEDIO AMBIENTE

 

Reducir el consumo de carne mejora tu salud.


3008403699_480e6e57c4_o

(Foto | LA COCINA DE MI CASA)

Vía| Gastronomía&Cia
Reducir el consumo de carne para mejorar la salud humana y la salud medioambiental es una solicitud a la que se suman cada vez más expertos, en este caso es el cardiólogo Ole Faergemann del Aarhus University Hospital de Dinamarca, el que ha solicitado que los especialistas médicos fomenten entre sus pacientes la reducción del consumo de carne, durante la celebración del Congreso de la Sociedad Europea de Cardiología que hoy concluye.

El cardiólogo manifiesta que los especialistas médicos están en una buena posición para comprender toda la información científica, y en ocasiones compleja, que gira en torno al consumo de carne, sea a nivel medioambiental o saludable. A través de sus consultas pueden promover las dietas saludables y reducir el consumo de carne con más facilidad, de este modo el riesgo de las enfermedades cardiovasculares asociadas se reduciría significativamente, y forzosamente descendería la producción de ganado, con lo que también se reducirían las emisiones contaminantes.

Durante los últimos meses hemos podido conocer nuevas investigaciones que muestran los peligros asociados al abuso de la ingesta de carne, un estudio realizado por expertos del National Cancer Institute mostraba que el consumo de carne roja aumentaba el riesgo de muerte, otra investigación realizada por especialistas del el Royal Victorian Eye and Ear Hospital daba a conocer la relación que existe entre la carne roja y la degeneración macular. A estos estudios relacionados con la salud humana, hay que añadir los estudios que muestran los problemas que relacionan la producción intensiva de ganado y el daño medioambiental.

Podemos recordar por ejemplo el post Luchar contra el cambio climático reduciendo el consumo de carne, Rajendra Pachauri, presidente del PICC (Grupo Intergubernamental de Expertos sobre Cambio Climático (ONU)), solicitaba controlar la sobreexplotación ganadera considerada como responsable de al menos un 18% de las emisiones de gases de efecto invernadero. Fruto de estas solicitudes han surgido curiosas iniciativas, como por ejemplo el Día sin carne semanal en Bélgica.

El World Cancer Research Fund (Fondo Mundial para la investigación del cáncer) y el American Institute for Cancer Research (Instituto Americano para la Investigación del Cáncer), recomiendan a la población una ingesta de carne que no supere los 500 gramos por semana a fin de prevenir problemas de salud, algo que resulta bastante complicado teniendo en cuenta la gran pasión que existe por este alimento. Sin embargo, es necesario plantearse un cambio en la dieta y seguir la recomendación que realizan los especialistas, con ello aumentaremos las probabilidades de prevención de determinadas enfermedades y además mejoraremos la salud del planeta.

Podemos tener en cuenta otras opciones propuestas por investigadores que intentan mejorar la salud medioambiental, aunque quizá no sea lo que muchos desearían, una de ellas sería comer carne de canguro, recordemos que estos animales poseen un sistema digestivo peculiar, los microorganismos que en él residen no actúan del mismo modo que el resto de rumiantes y en comparación, apenas producen gases de efecto invernadero. Ahora sería cuestión de contar con nuevos estudios que muestren los efectos beneficiosos de la carne de canguro en la salud humana.

OS CUENTO: Mis nulos conocimientos en la materia no me permiten  opinar en el tema, pero tengo la suerte de tener una bióloga en la familia que siempre nos está diciendo que ingerimos muchas más proteinas de las que necesitamos, por eso le dejamos dirigir el menú familiar semanal en el que, por cierto, la carne no abunda en exceso.

Así que ya sabéis, no más de medio Kilo de carne a la semana.

Una cosa es cierta que carne de canguro no como (al menos por ahora), aunque generen menos efectos invernadero.

La foto de esa deliciosa chuleta es de nuestro blog de cabecera, que os invito a conocer: LACOCINA DE MI CASA.

 
Deja un comentario

Publicado por en 3 septiembre 2009 en COCINA, MEDIO AMBIENTE, SALUDABLE

 

CONDUCCION ECOLÓGICA


cabecera_eco_conduccion

Vía] Escuela CEA

El ritmo de vida nos lleva a conducir de una forma más apresurada, sin pensar en el consumo y medio ambiente. Actualmente el 90% de los conductores desperdician más del 40% del combustible lo que supone un importante gasto energético.

En España, el sector transporte, es responsable de más del 60% del petróleo consumido y del 30% de las emisiones totales de CO2. Dentro del sector transporte el turismo tiene especial relevancia al totalizar el 15% de toda la energía final consumida en España.

De la importancia de estas cifras surge la necesidad de plantearse la utilización del vehículo automóvil de una forma más eficiente y racional. A lo largo de los últimos 20 años, el consumo de carburante de los coches nuevos ha ido disminuyendo progresivamente por la implantación de nuevas tecnologías en los mismos, pero esto no es suficiente. La actitud del conductor y su estilo de conducción son también decisivos a la hora de reducir el consumo global de carburantes.

LAS DIEZ REGLAS DE LE ECO-CONDUCCION

1. Arranque y puesta en marcha * Arrancar el motor sin pisar el aceledor. * En los motores de gasolina, iniciar la marcha inmediatamente después del arranque. * En los motores diesel, esperar unos segundos antes de comenzar la marcha.

2. Primera marcha * Usarla para el inicio de la marcha; cambiar a la a 2ª a los segundos o 6 metros aproximadamente.

3. Aceleración y cambio de marchas Según las revoluciones: * En los motores de gasolina; entre las 2.000 y 2.500 r/min * En los motores diesel; entre las 1.500 y 2.000 r/min Según la velocidad: * A 2ª marcha: a los 2 segundos o 6 m * A 3ª marcha: a partir de unos 30 km/h * A 4ª marcha: a partir de unos 40 km/h * A 5ª marcha: por encima de unos 50 km/h Acelera tras la realización del cambio.

4. Utilización de las marchas * Circular lo más posible en las marchas más largas y a bajas revoluciones. * Es preferible circular en marchas largas con el acelerador pisado en mayor medida que en marchas cortas con el acelerador menos pisado. * En ciudad, siempre que sea posible, utilizar la 4ª y 5ª marcha.

5. Velocidad de circulación * Mantenerla lo más uniforme posible; buscar fluidez en la circulación, evitando frenazos, aceleraciones y cambios de marchas innecesarios.

6. Deceleración * Levantar el pie del acelerador y dejar rodar el vehículo con la marcha engranada en ese instante. * Frenar de forma suave con el pedal del freno. * Reducir de marcha lo más posible, con especial atención en las bajadas.

7. Detención * Siempre que la velocidad y el espacio lo permitan, detener el coche sin reducir previamente la marcha.

8. Paradas * En paradas prolongadas (por encima de 60 segundos) es recomendable apagar el motor.

9. Anticipación y previsión * Conducir siempre con una adecuada distancia de seguridad y un amplio campo de visión que permita ver 2 ó 3 vehículos por delante. * En el momento en que se detecte un obstáculo o una reducción de la velocidad de circulación en la vía, levantar del acelerador para anticipar las siguientes maniobras.

10. Seguridad * En la mayoría de las situaciones, aplicar las reglas de la conducción eficiente contribuye al aumento de la seguridad vial. * Pero obviamente existen circunstancias que requieren acciones específicas distintas, para que la seguridad no se vea afectada

OS CUENTO: Claro que es cuestión de actitud, un mismo conductor a lo largo de su vida conduce de muy diferentes maneras, al menos es mi expreriencia personal.

De joven  nada te perturba, eres capaz de poner alas a un utilitario para  alcanzar una velocidad que ni el fabricante lo sospechaba cuando le instaló el velocímetro. El precio de la gasolina y el medio ambiente te la traía al pairo, eso era cosa y responsabilidad de otros.

Cuando más grande va siendo el motor de tus sucesivos coches más gozas de la conducción, el precio de la gasolina es un gasto relevante en la economía familiar y , como ya estás más informado, te preocupa eso del medio ambiente y del calentamiento global.

Obviamente , ya no corres tanto, y tus maniobras son más mesuradas y suaves.

Finalmente acabas conduciendo porque si, porque necesitas desplazarte y un buen día descubres que lo de correr es una santa bobada, que apenas ganas tiempo, que contaminas más y que hay que ser prudente y consecuente con tu entorno a la par. Ya eres un maduro , sereno y responsable conductor .

Para todos, estéis en la época que estéis de vuestra vida,  os ofrecemos estas elementales normas de sentido común y de conducción ecológica.

 
Deja un comentario

Publicado por en 15 julio 2009 en ECOLOGIA, MEDIO AMBIENTE

 
 
A %d blogueros les gusta esto: